Sinead O’Connor y la foto de Juan Pablo II

Cuando en aquel programa de Saturday Night Live Sinead O’Connor rompió por la mitad una foto de Juan Pablo II al final de una canción, recuerdo toda la consternación que dicho gesto causó.

La moralina se puso en su apogeo en la televisión de Estados Unidos, que por otra parte es muy dada a la ridiculización de cualquier figura del catolicismo. Ya se había hecho befa de la figura del propio Juan Pablo II en otros programas y en el cine; es frecuente además el empleo de personajes disfrazados como monjas que participan de numerosas escenas de comedia física, y en aquel país eso no les parece ofensivo.

El problema con Sinead fue que dirigió su diatriba contra una alguien poderoso, lo cual es mal visto en la tv de allá y en muchas otras partes.

Al sábado siguiente, un consternado Joe Pesci se puso a regañar a la cantante irlandesa, reclamándole que el “enemigo” no era gente como el papa polaco, sino otros como un tal Joey Buttafuoco, entonces involucrado en un escándalo sexual que dio para varias películas de televisión de aquel tiempo; ese actor consentido de Martin Scorsese incluso sacó una foto de aquel tipo y la rompió imitando el gesto de la semana anterior, y pareciera que con eso regresó el ánimo de los teleespectadores a la calma. A la cantante irlandesa además la tomaron como objeto de burla por algún tiempo hasta que el recuerdo de aquel reprobable acto (ante los ojos de la muchedumbre ante las pantallas) se fue desvaneciendo, al igual que la relevancia pública de la osada cantante en el mainstream estadounidense.

La protesta en aquel entonces estaba dirigida a la denuncia de los, léalo atentamente, abusos sexuales cometidos por integrantes de la Iglesia Católica. “Fight the real enemy”, fue lo que dijo al tiempo de romper la foto de Juan Pablo II.

Sepan una cosa: las innumerables denuncias en contra de sacerdotes católicos por diversos países, y el encubrimiento que de éstos hicieron los jerarcas de dicha iglesia, entre los cuales se encontraban Juan Pablo II y quien habría de erigirse en papa como Benedicto XVI, hacen ver que Sinead O’Connor estaba bien informada y sabía que dichos personajes eran “el verdadero enemigo”.

Al paso de los años resulta que Sinead tenía mucha razón.

Habrían de disculparse con la cantante. La trataron con desprecio y su denuncia era legítima y fundamentada. Prefirieron todos hacerse de la vista gorda, poniéndose del lado del poderoso que ha mostrado tener un historial negro en ese sentido.

Perdón, Sinead. Perdón, aquellos que fueron víctimas del abuso.

Anuncios

0 Responses to “Sinead O’Connor y la foto de Juan Pablo II”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: